sábado, 11 de junio de 2016

LA HISTORIA DEL HOMBRE QUE SE QUEDÓ SIN AMIGOS... O CASI


Durante diez años, al-Farhán se dedicó a llamar a toda su lista de amigos. 

Durante diez años, hizo llamadas y mantuvo la amistad por teléfono con todos aquellos que no podía quedar para ir a tomar algo de vez en cuando.

Hasta que un día se paró a pensar y se dijo: «Tengo a la gente muy mal acostumbrada. Siempre los llamo yo y ellos nunca me llaman a mí».

Y desde ese momento, dejó de hacer todas aquellas llamadas que hacía a menudo, solo llamaba una vez por semana a la pizzería y era, precisamente, para pedir una pizza.

Al cabo de una semana, fue él quien empezó a recibir llamadas de los amigos.

Pero lo más curioso de todo era que la gran mayoría de ellos estaban enojados porque al-Farhán ya no los llamaba.

Consideraban que era un mal amigo y que tenía poco sentido de la amistad.

Otros rompieron la amistad porque pensaron que para qué tener relaciones con alguien que de un día para otro deja de llamar.

En fin, el único amigo verdadero que le quedó a al-Farhán fue el pizzero.

© Frantz Ferentz, 2016


3 comentarios:

  1. Ne hizo sonreir encontrarte trajiste una sonrisa a mi vida

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno. Gracias por darme esa oportunidad

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno. Gracias por darme esa oportunidad

    ResponderEliminar