lunes, 9 de mayo de 2022

CARLOTA CON BOTAS


Esta es la historia de una mamá, Carlota, y su hija, Mariana, pero a la que nadie conocía por ese nombre, sino por el de Minicarlota, porque la hija parecía un clon chiquitito de su mamá.

Carlota era costurera, pero su gran sueño era llegar a ser sastra, pero allá en el viejo reino de Carlinquirá las mujeres no podían ser sastres, solo los hombres.

Y Minicarlota no sabía todavía qué quería ser de mayor, pero al menos querría ser como su mamá, que era bellísima. Era, de hecho, la mujer más bella de la ciudad. 

A Carlota había algo que le gustaba por encima de todas las cosas: las botas. Tenía muchos pares de botas, desde las más bajas a las más altas. Era en lo único que se gastaba el dinero, el poco que le sobraba.

Y a Minicarlota, como imitaba en todo a su mamá, también le gustaban las botas. Cuando su mamá no la veía, se ponía algún par, de las más bajas que tenía, para que le llegasen las piernas, pero luego, cuando caminaba con ellas, parecía que tenía que separar las piernas muchísimo porque le escociesen los muslos. 

Todos los atardeceres, Carlota salía de su casa disfrazada de hombre. Se colocaba una barba enorme hecha a base de estropajo, para que pareciese muy ruda, y acudía a clases de sastrería en la escuela del maestro Conchito, que era incluso el sastre real.

En esos cursos se dejaba Carlota el resto de sus ingresos, pero ella quería aprender a ser sastra al precio que fuera.

Y como no había más salida que hacerse pasar por hombre, eso hacía, pues de otra manera no le dejarían ni traspasar el umbral de la academia de corte y confección del maestro Conchito.

Así era todos los días, pero estaba aprendiendo mucho.

Sin embargo, eso suponía acostar antes a Minicarlota, arroparla, contarle un cuento, asegurarse de que dormía y luego ir a la academia. Carlota no tenía con quien dejar a su hija de seis años, era un riesgo muy grande. Aun así, le decía: «Si te despiertas y no estoy, vuelve a cerrar los ojos. Cuando los vuelvas a abrir, ya estaré en casa».

Hasta entonces nunca había pasado nada.

Hasta aquel día...

Más bien, aquella noche, cuando Carlota regresó a casa contenta por todo lo que había aprendido, pero muy cansada... Dejó su mochila en la mesa, donde, además de apuntes, llevaba sus agujas de ganchillo y varias madejas de lana, todo su material de trabajo. Luego, fue a la habitación de Minicarlota para ver si todo estaba en orden.

Pero no, nada estaba en orden. Y no estaba en orden porque Minicarlota no estaba en su cama.

Carlota se despojó de su disfraz de hombre, se revistió de mujer y luego fue a ponerse sus botas de caminar para salir a buscar a Minicarlota. Solo entonces se dio cuenta de que allí faltaban un par de sus botas bajas. Sabía que eran las preferidas de Minicarlota, pero ¿cómo había podido ponérselas y salir a la calle con ellas? Una cosa es que se las pusiera en casa, pero ¿en la calle?

A Carlota le dio un vuelco el corazón. Temió por su hija. Ya era de noche y la niña estaría perdida.

¿Y qué había pasado con Minicarlota?

La niña se despertó y llamó a su mamá, pero su mamá no estaba. Entonces pensó que sería bueno ir a buscarla, le daría una sorpresa. Porque Minicarlota ya se sentía muy mayor y, por supuesto, capacitada para caminar por la sociedad ella sola.

Fue al armario donde su mamá guardaba las botas y se puso las más bajas, que eran sus favoritos. Le quedaban grandes, claro, pero ella se sentía muy mayor con ellas. De hecho, pensaba que si cruzaba con algún adulto, al verla con aquellas botas pensaría que era otro adulto, aunque bajito. Además, saludaría cortésmente diciendo:

«Buenas noches, ¿cómo está usted?».

Realmente, Minicarlota no sabía dónde quedaba la academia de corte y confección, por lo que echó a andar, a andar, a andar, hasta que salió de la ciudad. La niña no estaba preocupada, se sentía muy segura con aquellas botas. Hasta le recordó el cuento de El gato con botas que su mamá tantas veces le había contado.

De repente, alguien se interpuso en su camino. Minicarlota quiso ser muy educada y saludó gentilmente:

«Buenas noches, caballero, ¿cómo está usted? Que tenga buena noche».

Pero no se trataba de ningún caballero, sino de un trol, este muy bajito. Llevaba mucho rato siguiendo a la niña. La observaba con mucho interés, era tan linda. Enseguida su corazón trólico se emocionó y pensó que se había enamorado de aquella niña bonita que caminaba con las piernas muy abiertas, como un vaquero del oeste después de pasarse casi toda la vida montando a caballo.

Así, sin perder un segundo, sin siquiera saludar, se cargó la niña sobre un hombro, como un saco de  papas y se alejó a toda velocidad, pero con las prisas, no se dio cuenta de que una de las botas de la niña, bueno, de la mamá, se quedó en el suelo, porque Minicarlota la dejó caer.

Mientras, Carlota recorría la ciudad llamando a su hija, pero no obtenía resultado. Preguntaba a la gente con la que se cruzaba si habían visto a una niña con botas de adulto, pero nadie la había visto, o al menos, nadie se había fijado.

Fue así como, al cabo de las horas, también Carlota salió de la ciudad por el mismo camino que había seguido Minicarlota, hasta que se topó con la bota perdida en el suelo.

El corazón de Carlota dio un vuelco muy grande. Enseguida supo que había pasado algo, pero por los alrededores no había nadie (y es posible que, aunque hubiese habido alguien, no se habría fijado). 

Miró en derredor. Al rato vio una lechuza en un árbol cercano que la contemplaba curiosa. Carlota se acercó a su rama y la miró un buen rato. Luego dijo en voz alta: «Gracias».

A ver, a ver, que todo tiene su explicación. Resulta que Carlota era empática, simpática y telepática, pero nada antipática. Lo de telepática le viene bien, porque así puede comunicarse con los animales, porque hablar solo hablan los humanos, de modo que, para comunicarse con los animales, la telepatía es estupenda.

Telepáticamente la lechuza dijo a Carlota que había visto como un trol se llevaba a una niña con botas, bueno con una sola bota, hacia el sur. Eso era todo cuanto podía contarle. Y Carlota dijo «gracias» en voz alta, que la lechuza entendió perfectamente, porque es un bicho muy listo.

Pero antes, como vio que la lechuza pasaba frío en aquella rama, le tejió un chaleco precioso que lo mantendría calentito, pero antes la ayudó a ponérselo.

Luego, siguió su camino. Al rato se encontró un zorro tembloroso porque se había quedado sin todo el pelaje de la cola (brutalidades de los troles, que arramblan con todo lo que pueden). Le preguntó telepáticamente por su hija, pero el animal no podía responder porque, con la tiritera, sus neuronas rebotaban por el cerebro y no había manera de que construyese un mensaje en condiciones. Inmediatamente, Carlota se puso a tejerle una especie de cola de ganchillo a toda velocidad, preciosa, del mismo color de su piel y se la puso.  

«¿Qué tal ahora?», preguntó ella.

«Fantabuloso», respondió el zorro todo calentito meneando la cola.

«¿Has visto a un trol llevarse al hombro una niña con una bota como esta?», preguntó ella mostrándole la bota.

«Claro que lo he visto. Siguió ese sendero».

«Gracias».

Y Carlota siguió su camino. Anduvo y anduvo, ya estaba amaneciendo  cuando se topó una oveja que tiritaba mucho más que el zorro. El salvaje del trol la había trasquilado al pasar junto a ella, en pleno invierno, y el pobre animal estaba a punto de congelarse.

Pero ahí estaba Carlota, provista de sus agujas y sus madejas. Enseguida tejió un hermoso pelaje (o lanaje, como se diga) que cubrió todo el cuerpo de la oveja, la cual, enseguida se sintió calentita, pero también extraña.

«Beee, beeee, beeeee», exclamó el animalito al mirarse el cuerpo.

« Perdona, perdona, pero es que se me acabó la lana blanca y solo me quedaban estos otros colores».

Bien visto, la oveja estaba la mar de simpática, porque tenía el cuerpo cubierto con un estampado de rombos de colores que enseguida se convirtió en la envidia de todas las ovejas del país, porque parecía una oveja aristocrática.

«¿Has visto a un trol cargando con una niña...?»

«Claro que lo he visto, ese zamburrio fue el que me trasquiló. Pero no tiene pérdida, ha dejado sus huellas en el barro, solo hay que seguirlas...», contó la oveja.

Así lo hizo Carlota. Al cabo de un buen rato, llegó a la entrada de una gruta. Nadie frecuentaba aquella zona, todos tenían miedo de los troles que vivían por allí, pero Carlota no iba a dejar a su hija en manos de aquella criatura bajita y gorda, pero, sobre todo, maloliente.

Dudó si entrar, pero enseguida decidió que sí, porque al instante pudo oír los ronquidos del trol en el interior.

Carlota entró de puntillas, pegada a la pared. Y lo que vio, la horrorizó. La criatura dormía sobre un lecho de paja y mantenía a Minicarlota atrapada con un brazo, como si fuese una muñeca. La niña, al ver a su madre, fue a decir algo, pero la madre le hizo un gesto para que guardase silencio. 

La niña se quedó callada, aunque estaba muy asustada. Mientras, Carlota extrajo todos sus ovillos de la mochila y sus agujas y comenzó a tejer a toda velocidad. En cosa de media hora, había fabricado lo que quería: una réplica de su hija, pero toda de ganchillo. Era tan suavita...

Con todo el cuidado del mundo, Carlota fue levantando el brazo del trol, lo sujetó en alto, sacó a su hija y luego dejó la Minicarlota de ganchillo en su lugar. Finalmente dejó caer el brazo suavemente y el trol siguió roncando como si fueran cinco locomotoras juntas.

Y sin más, Carlota se llevó a Minicarlota de allí.

Por si os entra la curiosidad, os diré que los troles son bastante bobos, por eso no se dio cuenta de que la Minicarlota de ganchillo no era la Minicarlota de carne y hueso. Hasta la encontró más agradable, porque no chillaba ni protestaba, de modo que fue feliz con la muñeca de ganchillo y se casó con ella, porque era realmente muy guapa.

De vuelta a Carlinquirá, todo volvió a la normalidad. Para superar el disgusto, Carlota se compró un par de botas nuevas, pero también hizo el esfuerzo de compara a Minicarlota sus primeras botas.

Aleccionó muy bien a la niña para que, mientras ella estaba en clase de corte y confección, nunca más saliera de casa. Gracias a eso, el curso le fue muy bien. 

Al final del curso, el maestro Conchito anunció:

«Tenéis toda esta semana para hacer un traje nuevo para el rey. Estas son sus medidas. Quien gane el concurso, recibirá un premio en metálico de cinco lingotes de oro y un beso de la princesa Lepidóptera».

Lo del beso a Carlota le traía sin cuidado, pero con cinco lingotes de oro resolvía su vida. Sin embargo, lo más importante es que conseguiría demostrar, si ganaba, que las mujeres podían ser tan buenas sastres como los hombres.

Y claro que ganó. Su diseño de un traje multiusos que lo mismo servía para pasear, bañarse, ir de fiesta, saltar desde un árbol o dormir la siesta fascinó al rey. Toda la corte aplaudió a aquel aprendiz de sastre.

De repente, Carlota se quitó su disfraz, su barba postiza, y ante todos se manifestó como era: una mujer.

En todo el salón del reino sonó un OOOOOOHHHHHHH.

Luego, durante unos segundos hubo un silencio absoluto, hasta que finalmente el rey rompió el silencio y se puso a aplaudir. A continuación, señaló con el dedo al maestro Conchito y le dijo:

«Maestro Conchito, estás despedido».

El maestro Conchito soltó un aullido como de chihuahua y salió disparado del salón del trono, todo ofendido. Luego, el monarca se acercó a Carlota y le dijo:

«¿Querrás, querida, ser la nueva sastra de la corte».

Carlota no cabía en sí de gozo. Claro que aceptó. Era la ocasión de mejorar su vida y la de Minicarlota.

En ese momento, el príncipe heredero salió de entre los invitados y se colocó entre el rey, su padre, y Carlota:

«Eres bellísima», le dijo. «Quiero casarme contigo».

Carlota, que no quería quedar mal delante del rey y perder su trabajo sin haber siquiera cosido una manga, agarró de la manga al príncipe y lo llevó aparte.

«Alteza, ¿tenéis la sangre azul?», le preguntó.

«Claro, soy de la nobleza... de la realeza»

«Entonces, tenéis la sangre azul, ¿no?»

«Por supuesto», respondió todo orgulloso el príncipe.

«Pues si vos y yo nos casamos, como vos tenéis la sangre azul y yo roja, nuestros hijos tendrían la sangre morada, ¿os dais cuenta?»

«Morada, ¡qué asco!», reaccionó el príncipe, quien se dio media vuelta y se fue a sus aposentos.

Y así acaba la historia de Minicarlota con botas, aunque, cuando Carlota regresó al salón del trono, su hija corrió hacia ella y le dijo:

«Mamá, mamá, ya sé que quiero ser de mayor. Ya no quiero ser sastra como tú, quiero ser otra cosa».

«El qué, cariño?»

«Domadora de troles».

© Frantz Ferentz, 2022



lunes, 24 de enero de 2022

EL CIEMPIÉS Y LA LÁMPARA MÁGICA

 

El ciempiés caminaba lentamente entre los estantes de aquella vivienda abandonada. Durante siglos, ningún ser humano había vivido allí, porque estaba bajo la arena. Es posible que aquel lugar llevase milenios abandonado, quién sabe.

El ciempiés habían terminado allí por casualidad, se había escapado de una salamanquesa hambrienta y se había caído por un agujero en la arena hasta terminar en esa construcción, que en realidad era un palacio, pero los ciempiés no conocían la diferencia entre las viviendas humanas. De hecho, apenas había visto humanos de lejos cruzando el desierto de noche a la luz de la luna, a lomos de camellos, nunca había tenido contacto directo con ellos, y no se imaginaba lo peligrosos que podían ser.

En fin, el ciempiés, también hambriento, recorría los alrededores en busca de algo para comer, tal vez un grillo, pero parecía que allí abajo no había nada. Así que exploró los estantes rápidamente, hasta que encontró aquello. Era un objeto humano que nunca había visto en su vida, metálico, pero curiosamente no estaba oxidado.

El objeto en cuestión era más o menos ovoide, pero no se podía saber el color, no había luz allí dentro, pero tenía un cuello largo, al final del cual había una boca. La forma de ese objeto podía conocerla gracias a sus cien patas. Y así fue cómo se introdujo por la boca y se deslizó hacia adentro como si fuera un tobogán.

Había un resplandor en el interior, que salía de las paredes. El ciempiés estaba nervioso porque sabía que estaba atrapado dentro del objeto de metal. Intentó salir por la misma boca por la que había entrado, pero no había manera, resbalaba demasiado y siempre terminaba abajo. Estaba desesperado. Por un momento, el ciempiés pensó que terminaría sus días allí, muriendo de hambre. Tal vez podría alimentarse de sus patitas, se las comería una a una, hasta quedarse sin ninguna. Qué horrible angustia para esa criatura. Qué angustia.

Sin embargo, esos pensamientos apenas duraron unos segundos, pues aquel objeto en el que estaba atrapado el ciempiés comenzó a vibrar. Vibraba sin control, tanto que el ciempiés empezó a rebotar por las paredes. Y no había dónde agarrarse, porque las paredes eran lisas. Sin saberlo, con tanto movimiento de sus patas en todas las paredes, había activado algún mecanismo del objeto desconocido, pero al parecer no había ningún motor en su interior.

De repente, ¡¡¡FLUUUUFFF!!! El objeto salió disparado. Cruzó la arena del desierto y comenzó a cruzar los cielos. Voló a una velocidad que ningún dispositivo inventado por humanos jamás alcanzaría. De hecho, el trayecto duró casi nada de tiempo, pues en pocos segundos, el objeto aterrizó en un enorme parque en el corazón de una ciudad con millones de habitantes a miles de kilómetros del desierto en el que había pasado no se sabe cuánto tiempo.

El objeto aterrizó suavemente sobre una mesa de piedra donde mucha gente solía jugar al ajedrez, pero entonces era aún temprano y el parque estaba vacío. El sol apenas había comenzado a salir por el este y la ciudad despertaba sin prisas. En cuestión de minutos, el tráfico sería infernal, como todos los días y algunas personas empezarían a ocupar el parque para hacer deporte, dar de comer a los peces y patos del lago, acompañar a los perros a hacer sus necesidades o incluso sentarse en la zona bajo los pinos para jugar al ajedrez. Decenas de personas de todas las edades y razas se reunían allí diariamente para desafiarse unos a otros. Todos eran aficionados, pero a veces un profesional se sentaba allí de incógnito para medir sus fuerzas con aquellos amantes del ajedrez, algunos de los cuales eran realmente fabulosos.

Poco a poco iba llegando gente. Al principio nadie notó el extraño objeto dorado sobre una de las mesas, hasta que un hombre llevaba un tablero de ajedrez bajo el brazo, junto con una caja de piezas del juego se percató de su presencia.

— ¿Qué es eso? —preguntó cuando vio aquella cosa.

Se le unió más gente para curiosear.

— Parece una de esas viejas lámparas de aceite —dijo un abuelo encorvado que gastaba gafas de lupa.

— Como la lámpara del genio de los cuentos de hadas —agregó una chica llamada Cecilia que se pasaba la vida leyendo y jugando al ajedrez.

Lámpara de genio, qué chiste, pensaron los allí presentes, que eran cada vez más.

El hombre que la vio por primera vez se acercó a la lámpara y dijo:

— Si es una lámpara mágica, tengo todo el derecho a pedir tres deseos, porque he sido el primero en descubrirla.

La gente alrededor se rio. El hombre tomó la lámpara y la frotó con la manga de su camisa.

Nada.

No pasó nada. ¿Qué se esperaba? Mira que creer que se trataba de una lámpara mágica, en fin... qué ingenua es la gente a veces.

Pero no. Sí sucedió algo. Tardó unos segundos, porque parecía como si la lámpara tuviera que pensar en lo que estaba haciendo. Pero del interior no salió ningún genio, solo una cabeza con antenas y patas. Era el ciempiés, que por fin pudo ver la luz del día. Pero lo realmente sorprendente fue escuchar al insecto decir:

— Pide dos deseos.

El hombre, a pesar del susto inicial, aún logró replicar:

— Pero ¿no son tres?

— O dos, o ninguno —replicó el ciempiés con firmeza.

— Está bien, que sean dos. A ver —vaciló el hombre por un momento—, quiero que me crezca el pelo a lo grande y ser el mejor jugador de ajedrez, el campeón.

Resultó que el hombre que acababa de pedir los deseos era calvo, por lo que el primer deseo tenía mucho sentido.

O no.

Porque en realidad no es que su cabello hubiese empezado a crecer lentamente, como si al principio unos puntitos surgieran por sus poros, no, en realidad el cabello comenzó a crecer a una velocidad vertiginosa. Y no solo en la cabeza, sino también en el resto de su cuerpo, especialmente la barba.

Como su cuerpo estaba cubierto de vello y pelo, hasta convertirse en un auténtico monstruo, se echó a correr por entre las mesas donde ya había gente jugando al ajedrez y se metía en medio, para ganar todas las partidas. Y cuando no quedó nadie con quien jugar, se sentó en una mesa vacía para jugar contra sí mismo con su mano derecha.

¿Y con la izquierda? Con su mano izquierda encontró en el suelo una guadaña que algún jardinero había olvidado, y se dedicaba a cortarse el pelo de su cuerpo lo mejor que podía, de manera que iba quedando una alfombra de pelos a su alrededor. Pobre hombre.

Cecilia, testigo de aquel desastre, quiso saber cómo funcionaba la lámpara, pero no pidió ningún deseo (ni ella ni nadie, después de ver el resultado). ¿Cómo era posible que un ciempiés actuara como un genio y hablara?

Estimados lectores y lectoras, aquí hago un alto para explicaros que estamos ante un misterio que los personajes de nuestra historia ignoran. La lámpara —si es que lo es— tiene extraordinarias propiedades que le permiten hacer "hablar" a bichos como los ciempiés. El caso es que las patas del ciempiés habían activado muchos sensores de la lámpara para tocar múltiples puntos a la vez y gracias a eso se puso en movimiento, pero la lámpara necesitaba una criatura dentro que pudiera tocar muchos puntos de la pared al mismo tiempo.

Gracias por la atención. Sigamos con la narración.

Mientras la gente discutía sobre lo que acababa de ver, Cecilia tomó la lámpara y se alejó de esa parte del parque, tratando de no ser vista por nadie. Y lo consiguió, porque cuando el resto de la gente alrededor de la mesa de piedra quisieron darse cuenta, la chica se había ido con la lámpara entre las manos.

Estaba decidida a descubrir qué misterio escondía. No se creía del todo que fuera una lámpara maravillosa. ¿Y cómo había acabado allí, en el gran parque de su ciudad? ¿Cómo era posible? Sin que ella lo supiera, estaba cumpliendo una tarea. Iba caminando por todo el parque con la lámpara entre las manos. Mucha gente se la quedaba mirando, ya que no era frecuente ver a una chica con una enorme mochila a la espalda (nadie sabía lo que llevaba, pero era casi más grande que ella) y una vieja lámpara oriental, como la de las mil y una noches.

— ¿Puedo frotar la lámpara para que salga el genio? —le decía alguien de vez en cuando mientras caminaba, pero ella no hacía caso a las bromas, pero no se daba cuenta de que estaba recorriendo todo el parque, que realmente no iba por donde quería. Era cosa de la lámpara.

Pero, de repente, alguien que había estado siguiendo a la chica desde que se llevó la lámpara, se interpuso en su camino y le arrebató la lámpara sin que la chica se lo esperara.

El tipo frotó la superficie de la lámpara y dijo:

— ¡Quiero ser el más fuerte y el más grande del mundo!

El ciempiés asomó la cabeza y dijo:

— Hecho.

En ese momento, el tipo en cuestión se transformó en ballena y enseguida rodó hasta el lago del parque, pero aquel espacio era demasiado pequeño para un cetáceo, por lo que, cuando llegaron las autoridades, tuvieron que sacarlo de allí con enormes grúas y lo metieron en un acuario, para que la analizasen los expertos, porque era una ballena muy rara, pues hablaba, pero solo decía palabrotas.

Cecilia recuperó la lámpara, aunque no por mucho tiempo. Después de que la ballena rodase al lago del parque, del fondo salió una especie de alga. Quizá las olas de la caída del cetáceo la habían soltado. Las algas flotaban en el aire, incluso bajo la forma de un ser humano, pero sin piernas, con un apéndice hacia abajo que recordaba vagamente a los genios de los cuentos de hadas.

— ¿Eres el genio de esta lámpara? —preguntó la chica.

Pero el ser no hablaba, solo señalaba la lámpara, como si quisiera entrar en ella. La niña buscó en la superficie hasta que descubrió que había una abertura. Metió la punta de un lápiz y levantó la tapa. Tan pronto como la alzó, el ser hecho de algas se precipitó al interior.

Y al instante, el ciempiés salió escupido por la boca.

Qué panorama para el bicho, pero pronto se dio cuenta de que había ganado con el cambio de aires. No tenía depredadores naturales y había muchos grillos. Además, era mucho más grande que los ciempiés locales. Rápidamente corrió por la hierba para buscarse un buen refugio lejos de los humanos, que eran los animales más locos que uno se podía imaginar.

El alga, cuando estuvo dentro de la lámpara, habló desde adentro:

— Gracias, muchacha, por traerme mi nave.

¿Nave? De qué estaba hablando ese tipo... o lo que fuera.

— La perdí hace miles de años. Desde entonces la he estado buscando por todas partes. Pero hace cincuenta años, más o menos, me quedé atrapado en el fondo de ese lago y ya no pude salir. Menos mal que ese pez gordo cayó en el lago y me liberó... ¿Fue idea tuya?

Cecilia quería hablar, pero no podía articular una palabra.

— Como agradecimiento, pídeme tres deseos.

Finalmente Cecilia recuperó el habla.

— ¿Tres? ¿No eran dos? ¿Y no serán desastrosos, como los anteriores?

— No, hijita, son tres. Y saldrán bien, que no soy un aficionado como el ciempiés...

La chica pidió sus tres deseos, pero no diremos cuáles fueron, porque eso va en contra de su privacidad.

De la lámpara salió un enorme resplandor que se extendió varios metros a la redonda y luego desapareció, sin dejar rastro.

En este punto, ni siquiera el narrador sabe con certeza la verdad. De hecho, puede ser una lámpara mágica, activada accidentalmente por un ciempiés gracias a sus múltiples patas; puede ser una nave extraterrestre; puede ser que las lámparas mágicas sean realmente naves extraterrestres y los genios sean alienígenas. En todo caso, ¿tú qué piensas?

© Frantz Ferentz, 2022

viernes, 7 de enero de 2022

AL OTRO LADO DEL PATIO

Julia tuvo que acompañar a su padre, un importante funcionario encargado de cuestiones de emigración, a su oficina. Aquel día ella llevaba un lindo vestido de seda con flores estampadas. Muy lindo. 

Julia nunca acompañaba su padre a aquel lugar extraño donde él trabajaba, porque decían que era feo y sucio, pero en aquella ocasión era sábado y la mamá estaba enferma, así que el papá se tuvo que llevar consigo a la niña. 

Enseguida la avisó de que tendría que quedarse todo el tiempo en su oficina, sin moverse de allí, sin salir y tendría que comportarse como una niña buena. 

La niña no sabía exactamente en qué consistía era el trabajo de su padre. Había oído decir que era el director de la Agencia para el Control de la Inmigración. Aquello sonaba muy importante. De hecho, cuando la gente hablaban con él, con el padre, lo trataban con mucho respeto. Además, cuando iba al trabajo, el padre vestía un bonito uniforme, con una gorra que tenía en medio un escudo muy chulo. A Julia le gustaba tener un padre tan importante. 

Y así, aquel día, Julia allí se quedó, en la oficina de su padre, aburridísima. El padre solo le había dejado unas hojas de papel y unos lapices de colores para que hiciera dibujos. Le dijo que tenía que asistir a una reunión y que volvería después para llevarla a almorzar. Qué poco la conocía su padre. Y libros, ¿habría alguno que le interesara? 

La niña echó un vistazo por los anaqueles, hasta la altura donde alcanzaba su vista. La perspectiva de estar allí todo el día comenzaba a agobiarla. Ya no sabía dónde mirar y ni tenía ganas de hacer dibujos, como si ella fuera una niña de cinco años. 

¡Ya tenía diez! 

¿Cuándo se daría cuenta su padre de eso? Y fue entonces cuando se percató de que solo le faltaba un punto donde fijar su atención: la ventana. No podía ni imaginarse que al otro lado se abría un mundo diferente. Docenas de personas, casi todas de raza negra, caminaban por el patio dando vueltas, sin rumbo, sin interés alguno, al sol. La niña notó sus rostros tristes, a veces hambrientos. 

Pero inmediatamente encontró algo que atrajo su atención: a pocos metros por debajo de la ventana, varios niños de su edad jugaban con una caja de cartón. Ella no podía ver claramente qué tipo de juguete era aquel, una simple caja de cartón. 

Y justo entonces entró el padre de Julia. Vio a la hija mirando por la ventana, pero no creyó que aquello fuera cosa grave. 

— ¿Qué estás mirando, tesoro? 

— A la gente de ahí fuera... ¿Por qué están ahí, encerrados? Algunos están muy tristes parece... 

El padre no quiso explicarle las cosas desde el punto de vista de un adulto. Ella, Julia, era aún muy pequeña para entender ciertas cosas, pero tal vez aquella era una buena ocasión para contarle las verdades de la vida. 

— Esas personas tienen que estar ahí porque entraron en nuestro país sin permiso... Por tanto, esperan a que las devuelvan a su país, porque la gente no puede viajar a donde quiera y cuando quiera. Cada persona tiene su país y tiene que quedarse en él —explicó pacientemente el padre. 

— Entonces, ¿por qué dice el abuelo que conoce muchos países de África y Europa? ¿Por qué él sí puede viajar y esta gente no? 

Demasiado complicado. Bastaba una respuesta simple: 

— Porque es así... 

La niña se quedó mirando a su padre. No comprendía la lógica de «las cosas son así porque sí». Por su parte, el padre no quería usar los argumentos “políticos”, aquellos que sostenían que los inmigrantes solo venían al país para robar el trabajo a los ciudadanos del propio país. Por eso, empleó un argumento que él pensó que la niña podría comprender perfectamente. 

— Mira, cariño. Los inmigrantes son personas maleducadas e ignorantes. Ellos no saben nada. Son como los animales. En serio, son como los animales de la selva, son incluso un poco salvajes... 

Julia siguió mirando por la ventana. Salvajes no parecían, solo tristes, muy tristes, incluso cansados. Todos, excepto los niños al pie de la ventana, que seguían jugando con la caja de cartón. Hasta sintió cierta envidia de ellos, porque ella nunca se divertía tanto. El padre cogió una carpeta que había venido a buscar y le dijo a la niña: 

— Vuelvo en cuanto pueda. Y pórtate bien, ¿eh? Y me haces un dibujo bonito... 

Un dibujo bonito. ¿Desde cuándo su padre se interesaba por sus dibujos? Él ni siquiera se había enterado de que lo que le gustaba a Julia realmente era explorar, sí, quería hacerse exploradora, a lo mejor de otros mundos y descubrir nuevos planetas. 

Dibujitos... 

La niña volvió a mirar por la ventana. Las risas llegaban hasta ella muy claramente. Abrió la ventana y estiró el cuerpo para intentar ver mejor qué hacían aquellos chavales que tanto se divertían. Por debajo de la ventana de la oficina del padre había una especie de tejado a una altura de cerca de tres metros por encima del suelo. Julia sentía una curiosidad inmensa por qué se lo pasaban tan bien, por eso saltó hasta al tejadillo. Desde allí tumbada contemplaba la escena que se desarrollaba por debajo de ella. 

Tres chavales negros jugaban con una vieja caja de cartón que probablemente habían sacado de la basura de la cocina. La habían traspasado con cuatro barras que eran totalmente rectas, excepto en medio, donde formaban una especie de “V”. Se habían encontrado, sabe Dios dónde, una pelota de golf y la usaban con la caja. La verdad es que se habían construido un futbolín. Era estupendo aquel juguete. 

A Julia le estaba encantando, pero no se atrevía ni a respirar para que nadie la oyera. Sin embargo, algo sucedió que hizo que la niña entrara en escena, pero no fue aposta. En un de los movimientos con una de las barras, la pelota tomó un impulso descomunal, tanto que salió volando y alcanzó el techo sobre el cual Julia contemplaba la partida. 

Los niños siguieron la trayectoria de la pelota por encima de sus cabezas y fue entonces cuando descubrieron la presencia de aquella niña que los observaba desde arriba. 

Julia recogió la vieja pelota de golf y luego se la lanzó. Los chicos sonreían. Tenían unos lindos dientes blanquísimos. Uno de ellos le preguntó: 

— ¿Quieres jugar con nosotros? 

Julia no respondió. Sabía que no podía bajar sola desde aquella altura. Pero antes de ella decir nada, otros de los chavales les dijo a sus camaradas: 

— Pero bueno, ¿cómo va a jugar ella? ¡Es una niña! Las niñas no entienden de fútbol... 

Aquellas palabras disgustaron a Julia. 

— ¡Yo sé tanto de fútbol como tú, o incluso más! —protestó ella. 

Pero se quedó como estaba, de rodillas sobre el tejado sin saber qué hacer a continuación, porque no se atrevía a bajarse de allí. Sin embargo, el primero de los chicos se dio perfecta cuenta de lo que pasaba. Sin decir una palabra, se lanzó hacia el tubo de desagüe que bajaba por la pared y comenzó a trepar con gran agilidad. En pocos segundos estaba al lado de la niña. 

— Te ayudo a bajar  —le ofreció el niño tendiéndole la mano. 

Julia aceptó la invitación, pero antes le preguntó su nombre. 

— Sarandé. 

— Yo, Julia. 

El chico sonrió y Julia pudo ver otra vez aquellos dientes blanquísimos. La niña cruzó los brazos hasta rodear el pecho del niño. Cuando él sintió las manos de ella ya presionando su pecho, volvió al canalón y descendió en cuestión de segundos, tanto que Julia ni se dio cuenta de que estaban en el suelo. Los otros dos chicos se les acercaron. Sarandé se los presentó: 

— Este es Xicalué y este, Rufus. 

Y nuevamente grandes sonrisas blanquísimas. El tal Rufus era quien había desafiado a Julia sobre cuestiones de fútbol, pero no hicieron falta palabras, porque enseguida ya estaban los tres niños y la niña jugando al fútbol con el futbolín. El bonito vestido de seda de Julia se volvió todo sucio, desgastado, como si llevara semanas allí viviendo. Así hasta pasaría desapercibida para los guardias del recinto. 

Tras haber jugado diez minutos, un hombre se aproximó hasta los chicos. Era también africano, movía los pies despacio, arrastrándolos. Debía medir casi dos metros y tenía el cabello muy corto, pero aún así se veía que lo tenía blanco. Tenía también barba, medio blanca, medio negra. Se quedó al lado de Julia. En su triste rostro creció de repente una sonrisa tierna mientras decía: 

— Niña bonita... 

Julia lo miró, de hecho estaba algo asustada. 

— No temas nada —dijo el hombre que enseguida notó el miedo en la niña—. Es que yo tengo una hija que debe tener tu misma edad. 

— Tengo diez años... 

— Ella también... 

— Me llamo Julia. 

— Lindo nombre, como tú, niña. Mi hija se llama Samira. 

— ¿Y no está aquí con usted? 

— No, está allá lejos, en África. Hace ya tres años que no la veo —dijo lleno de tristeza el hombre—, pero como van a devolverme a mi país, voy a verla otra vez pronto... 

Julia notó una mezcla de tristeza y de alegría en la voz de aquel hombre, pero no supo la razón de aquello. 

Y sin más palabras, siguió caminando alrededor de aquel patio donde los inmigrantes ilegales estaban recluidos a la espera de ser repatriados, devueltos a su país en cuanto el padre de Julia recibiera una orden, pero eso la niña no lo sabía. 

Después de aquello, Julia siguió jugando con sus tres nuevos amigos. Ni se enteró del tiempo que allí pasó. Nunca se le iba a olvidar aquella mañana tan intensa. Ni se sedaba cuenta de que ya tenía hambre. Ella no, pero su padre sí. Y precisamente el hambre fue lo que hizo que fuera descubierta. 

Resultó que el padre de Julia fue a buscar a su hija cuando llegó la hora del almuerzo. Pensaba llevársela con él a la cantina de los jefes. Entró en su oficina con una gran sonrisa, hasta ya había preparado lo que iba a decir. Sería: «Mi princesa, vamos a almorzar», pero dicho en un tono jovial, amigable. 

Sin embargo, la frase se le quedó congelada en los labios cuando abrió la puerta y vio que la niña no estaba en la oficina. Su primer pensamiento fue que seguramente la habían secuestrado, pues la ventana estaba abierta. Aquellos criminales iban a pagar caro aquella atrocidad. 

Se asomó por la ventana. Enseguida oyó las carcajadas de su hija, allí mismo debajo de su oficina. Cómo era posible. El director de la Agencia de Control de la Inmigración salió de su oficina como un cohete y por el camino hizo un gesto a dos guardias para que lo siguieran. 

En pocos minutos irrumpieron en el patio. Aquella entrada repentina del propio director del centro, acompañado de dos hombres armados, hizo que todas las personas que estaban allá entonces se detuvieran, también Julia, que se quedó mirando a su padre. La niña se dio cuenta al instante de lo que pasaba. El padre caminaba a grandes pasos hacia ella. Ella les dijo a los tres chavales: 

— ¡Marchaos! ¡Rápido! 

Los chavales no se lo hicieron repetir. Julia aún tuvo una idea: le dio una patada a la caja de cartón convertida en futbolín y la alejó de allí. Sabía que así los chavales podrían seguir jugando cuando ella ya no estuviera. Y como era de esperar, el padre asió del brazo a su hija y la arrastró fuera de allí sin decir una palabra. 

Luego, mucho tardó el padre de Julia en hablar con la niña. De hecho, no fue hasta que llegaron a casa, cuando el padre empezó a contar a la madre enferma cómo la niña desobediente se había escapado con los emigrantes, que son personas peligrosas. 

La niña era una inconsciente. No se daba cuenta de que su vida había corrido peligro, que le podían haber hecho cualquier cosa, porque los inmigrantes son gente que roba y hace daño. 

Julia oía todo aquello y se mordía los labios. No tenía coraje de replicar al padre, porque el padre era un hombre muy grande y le imponía respeto. Pero ella no estaba de acuerdo con lo que él decía. 

De hecho, tras diez minutos de estar sentada al pie de la cama al lado de la madre, sintiendo sus caricias, aunque estuviera enferma, la niña se dejó guiar por su fantasía y recreó un campeonato de futbolín en una caja de cartón con pelotas de golf. 

Pero la voz del padre, que en aquel momento se alzaba, la trajo de vuelta a la realidad. El padre le dijo: 

— Ay, hijita, mira, tienes el cuarto todo lleno de juguetes, tienes todo lo que cualquier niña puede desear. ¿Pero qué es lo que tenían aquellos críos para que te fueras con ellos? Dímelo, porque yo te compro lo que quieras... 

Y entonces Julia se levantó de la cama de la madre y le dijo toda seria a su padre: 

— Imaginación. ¿Me puedes comprar imaginación? 

Ahí ya el padre se calló y salió del cuarto para ir a buscarse una cerveza. 

Julia volvió al lado de su madre, la cual le siguió acariciando la cabeza. 

 © Frantz Ferentz, 2013


miércoles, 5 de enero de 2022

EL MISTERIO DE LAS CACAS GIGANTES DE LA CALLE DE LOS MELANCÓLICOS

 

Desde siempre, en aquel brazo de tierra que unía el continente con la península donde estaba el faro, las gaviotas habían encontrado su punto favorito para atacar los autos de los humanos.

Un día sí y otro también, los autos estacionados en aquella calle que pasaba por encima de la lengua de tierra, llamada calle de los Melancólicos, amanecían manchados con cacas de gaviota.

Y todo hay que decirlo, pues las gaviotas allí se esmeraban por atinar bien en los coches dejándolos pringados de... mierda.

¿Por qué en aquella calle y no en otras de la aldea de pescadores?

Parecía un misterio, pero lo cierto es que consideraban aquel trozo de la aldea como propio, aunque eso no signifique que las gaviotas, según vuelan, no caguen donde les apetece, porque, como todas las aves, estas también defecan según vuelan, con resultados diversos, lo mismo que los cormoranes, o en América los pelícanos.

Siempre todo acababa con unas maldiciones del dueño del coche, cuando, por la mañana temprano, iba a arrancarlo y se topaba con una caca de gaviota extendida por medio coche, porque, además, al caer fresca desde cierta altura, la caca, al chocar contra la chapa y el cristal, se expandía, para luego secarse enseguida.

Y entonces sí que era complicado luego retirar la caca seca.

Hasta ahí, lo normal, lo que había estado ocurriendo durante años.

Pero entonces sucedió algo nuevo, diferente, inédito, inesperado, casi aterrador.

Una mañana, varios de los coches no amanecieron con la consabida caca de gaviota bien extendida, no, amanecieron con una caca gigantesca, descomunal, que prácticamente cubría todo el coche.

Aquello sí que era un problema, porque retirar una mierda de aquel tamaño requería de varias personas y se demoraba varias horas.

Pero no fue algo accidental, fue algo ya reiterativo en los coches que aparcaban en la calle de los Melancólicos.

Lo malo es que en toda la aldea pesquera era el único sitio donde se podía aparcar, porque, en el resto, las calles eran muy estrechas.

Así, noche tras noche, una caca gigante de gaviota cubría varios de los coches aparcados en la calle de los Melancólicos.

Los dueños estaban desesperados, no sabían qué hacer, pero es que nunca nadie había visto cacas de aquel tamaño, eran descomunales.

Los periódicos locales se hicieron eco de aquel fenómeno y enseguida aparecieron “expertos” que dieron todo tipo de explicaciones, cada una de las cuales, ciertamente, fue publicada en un diario distinto.

“Esta defecación”, indicó un tipo venido de Singapur cuya verdadera profesión era vendedor de grúas, “la produce un pterosaurio. El tamaño de esta... caca se corresponde con las capacidades intestinales de ese dinosaurio”.

“Pero ¿no están extinguidos los dinosaurios?”, le replicó alguien.

“Eso dicen”, contestó el de Singapur, “pero alguno debe haber quedado por ahí, porque ese tamaño no tiene otra explicación”.

No convenció a nadie, lógicamente.

Otro tipo, este de Toronto, dijo:

“Esa caca es de ballena”.

“¿De ballena?”, le preguntaron alucinando. “Explíquese”.

“A ver, esta lengua de tierra se interpone entre dos partes del mar. Hay ballenas que odian dar rodeos, por lo que cuando vienen por aquí, cogen carrerilla y saltan por encima del istmo, pero, para perder peso durante el salto, hacen sus necesidades mientras van por el aire. Y eso es lo que tenemos aquí: caca de ballena”.

No, tampoco aquella hipótesis convenció a nadie, porque ni los más viejos del lugar habían visto nunca a una ballena dar un salto así, que sería de al menos cien metros.

Hubo una tercera opinión, esta de una mujer de Vladivostok, que dijo:

“Esos son residuos extraterrestres de las naves que orbitan alrededor de nuestro planeta, pero que están ocultas a nuestros ojos”.

“Pero ¿son residuos de las naves o de sus tripulantes?”, le preguntaron.

“Supongo que de sus tripulantes, porque eso es... mierda”, respondió la mujer.

“Ya, pero ¿por qué siempre cagan en este punto, con lo grande que es el planeta Tierra?”, le preguntaron.

Ella se encogió de hombros y explicó que probablemente tendría algo que ver con la energía del lugar.

El siguiente paso llegó cuando se hicieron análisis químicos de las defecaciones.

“Esto es caca de gaviota”, anunció sin dudarlo la científica que dirigió las investigaciones, mostrando un isótopo recubierto de mierda de gaviota.

Desde ese momento, en la aldea de pescadores creció la idea de que una gaviota gigante, gigantísima, habitaba en los alrededores, aunque nunca nadie la había visto.

Pensaron, además, que debía de ser invisible, porque el único rastro que había de ella eran aquellas cacas del tamaño de cinco balones de baloncesto. 

Hubo expediciones científicas y militares que se dedicaron a buscar aquella gaviota gigante que podía cagar como cuarenta gaviotas normales.

Buscaron y buscaron durante semanas, pero no encontraron ni rastro.

Mientras, en la aldea, construyeron un aparcamiento fuera, en la entrada, de modo que la calle de los Melancólicos fuese solo un lugar de paso a pie hacia el faro.

Y en aquel aparcamiento solo cayeron desde entonces las cacas habituales, de gaviota normal y corriente, pero nunca más cacas gigantes.

Por tanto, cualquier lector se preguntará: ¿Y cuál era el misterio de las cacas gigantes? ¿Existía realmente una gaviota gigante que cagaba a lo gigante?

La respuesta es no.

Las gaviotas son mucho más listas de lo que parecen, así que simplemente se pusieron de acuerdo para en vez de cagar cada una por su cuenta, hacerlo sincronizadamente en grupo de 30 sobre un mismo objetivo.

De ese modo, las cacas de 30 gaviotas apuntado a un mismo auto producían una mierda gigante.

Así, consiguieron que la calle de los Melancólicos estuviese dejase de estar siempre atiborrada de coches y volviese a ser para ellas.

¿Y lo de seguir cagando encima de los coches en el nuevo aparcamiento?

Bueno, resulta que ese es el mayor placer de esas aves al que jamás van a renunciar.

© Frantz Ferentz, 2022


miércoles, 29 de diciembre de 2021

LOS GRITOS DEL TÍO CAMERÓN LLEGARON AL JAPÓN

 

El tío Camerón era tan grande como un camión.

Nadie sabía realmente cómo se llamaba, pero todos en el pueblo lo conocían como el tío Camerón.

El tío Camerón era librero. 

Poseía una extraña máquina llamada librificador

Era una caja larga con una puerta al frente y otra al fondo. 

Si una persona se metía en ella, cuando salía ya no tenía memoria. 

La máquina se apoderaba de los recuerdos y escribía un libro que contaba cualquier cosa. 

Además, por un lateral salían quince o veinte ejemplares del libro. 

Pero la gente del pueblo no sabía nada de eso. 

Sin embargo, todos los vecinos le tenían miedo. 

No porque los atacase a puñetazos, sino simplemente porque si se caía sobre alguien, lo aplastaría y lo dejaría plano como una hoja de lechuga. 

Hasta ese día. 

Ese día, el tío Camerón se despertó con un dolor salvaje en la boca. 

Tanto era así que empezó a gritar a causa de un dolor que emanaba de una muela, se extendía al resto de su boca y le paralizaba la mitad de su rostro. 

Como el tío Camerón era muy corpulento, sus gritos se escuchaban por todo el pueblo. 

La gente estaba asustada por los horribles gritos del tío Camerón. 

Poco a poco, los vecinos curiosos se fueron congregando ante la puerta de la casa del tío Camerón. 

"Lo ha mordido una garrapata gigante", especuló uno. 

"Se le ha caído una boñiga en los ojos", dijo otro. 

"Ha confundido las lentejas con hormigas asesinas y ahora están corriendo por sus tripas", añadió un tercero. 

"Peor aún, se le ha olvidado dónde guarda el dinero", concluyó un cuarto. 

Pero los gritos continuaron durante más de una semana, sin que los vecinos pudieran dormir, ni montaran el mercadillo, cuidaran del ganado (que estaba todo estresado), y ni se ocuparon de las cosechas (se secaron en los campos antes de ser recogidas), por lo que los vecinos decidieron llamar a la bruja de la región. 

La bruja era conocida como tía Afonía, porque siempre hablaba en voz muy baja, como si estuviera siempre afónica. 

Era una anciana con verrugas horribles, cubierta de verrugas, pero por lo general sí sabía cómo tratar las enfermedades. 

Caminaba con la ayuda de un bastón más alto que ella, que parecía más bien un cetro. 

Le pagaron entre todos los aldeanos, y entró en la choza del tío Camerón, que, como siempre, yacía gritando, con la mano en la mejilla. 

Salió al instante y dijo a los vecinos curiosos: 

"El tío Camerón tiene un enorme flemón". 

"Y además de rimar, ¿eso es contagioso?", preguntó alguien. 

"No", respondió la hechicera, "pero si no se cura rápidamente, su cara estallará". 

Por un momento, todos se imaginaron que, no solo su rostro, sino su cabeza, o quién sabe, incluso todo el cuerpo del tío Camerón acabase explotando. 

Habría cachitos de él por todo el pueblo. 

Qué asco. 

Y eso atraería aún más moscas. 

No, no, era mejor curarlo. 

No iban a levantarlo y sacarlo del pueblo, porque pesaba como una ballena. 

Definitivamente tendrían que curarlo. 

La tía Afónica les dio unas hierbas que dijo que se usaban para hacer infusiones. 

"Pero no le echen azúcar, porque eso al tío Camerón lo hará engordar", advirtió la hechicera. 

"Y luego explotará, no por el flemón, sino por la grasa que acumula". 

Los vecinos, a su vez, estuvieron dando las hierbas al tío Camerón, hasta que, una semana después, el flemón desapareció. 

Y con el final del flemón, también llegó el final de los gritos. 

El tío Camerón podría volver a su negocio de librero. 

Pero después de tanto tiempo fuera, había dejado de ganar dinero porque no había fabricado libros. 

Así que el tío Camerón decidió ir de casa en casa visitando a los vecinos. 

"¿Y no me prestarías veinte pesos? Mira, no he podido trabajar durante tantos meses y ahora estoy arruinado". 

Y así largaba el mismo discurso a todos y cada uno de los habitantes del pueblo. 

Y no solo una o dos veces, sino que se dedicó a hacerles visitas todas las semanas. 

Al principio, la gente le daba dinero. 

Pero, a la postre, ellos también acabaron hartos. 

Parecía que el tío Camerón iba a vivir a su costa, sin trabajar ni nada. 

Sin embargo, la gente del pueblo se hartó y le dijo: "Trabaja como todos, deja de pedir dinero". 

"Es solo un préstamo que les pido", se justificaba. 

"¡Trabaja!", insistían. 

Pero el tío Camerón estaba muy a gusto pidiendo dinero y sin trabajar. 

Luego pensó que tenía que amenazar a los vecinos para que lo dejaran vivir de gorra. 

Convocó a todos los habitantes del pueblo y les dijo amenazadoramente: 

"Miren lo que les voy a hacer si no me ayudan". 

Mostró el librificador en la plaza mayor. 

Y de paso, se trajo a un peregrino perdido. 

Lo metió en la máquina y al rato el paisano salió de ella con la memoria borrada. 

Después, apareció un libro llamado Memorias de un peregrino que era de un tipo muy fino

Finalmente, los vecinos habían averiguado cuál era el negocio del tío Camerón. 

Sintieron miedo, terror, pavor, pánico. 

Así que durante una semana nadie le negó unas monedas cada vez que se las pedía, porque no querían convertirse en libros. 

Hasta que la gente, muy preocupada, volvió a hablar con la tía Afonía. 

"¿Qué quieren quéééé ....?", exclamó cuando los vecinos le dijeron lo que querían. "Les costará caro, tiene un alto precio". 

"Siempre será mejor pagarle a usted, por eso le pedimos que nos ayude a deshacernos del tío Camerón".

Así que una noche varios vecinos entraron en silencio en la cabaña del tío Camerón. 

Aprovecharon, mientras roncaba, para verter en su boca el polvo que la hechicera había preparado. 

Por la mañana, cuando despertó, el tío Camerón notó que el horrible dolor en su boca había regresado. 

El flemón había vuelto. 

¡Cómo le dolía la maldita muela! 

Se dirigió a la puerta de la cabaña, pero en lugar de salir a la calle, se internó en un espacio oscuro. 

No se veía nada. 

Comenzó a notar que alguien lo estaba peinando. 

Luego recibió un masaje en las sienes. 

Más tarde, recibió una descarga eléctrica. 

Y finalmente se abrió una puerta. 

Salió. 

Estaba fuera. 

Pero no recordaba quién era. 

Había caído en la trampa de los vecinos que lo habían hecho pasar por su propio librificador. 

Y como resultado, seguía con aquel maldito flemón atormentándolo en la boca. 

Pero también es cierto que todos los habitantes del pueblo se llevaron gratis un libro de rimas titulado: Cuando al tío Camerón le duele un flemón.

© Frantz Ferentz, 2021