sábado, 4 de mayo de 2019

EL REY Y EL PEÓN


Resultado de imagen para chess pawn and king
   El rey se plantó ante el peón.
   – ¿Algún deseo antes de morir? –preguntó el rey.
   – Solo quiero ser humano unos segundos.
   El rey sonrió. Pensó que el peón era un estúpido.
   – Concedido.
  De repente, el peón era un niño y el rey era un hombre adulto. Sin dudar, el niño le dio una patada al rey en la canilla. El rey se cayó al suelo y se retorció de dolor. Enseguida, el niño y el rey volvieron a ser figuras de ajedrez.
   Solo entonces, el maestro Pelakov se dio cuenta de que el rey se había caído en el tablero y que el peón, inexplicablemente, había provocado jaque mate.

© Frantz Ferentz, 2019

jueves, 2 de mayo de 2019

EL ESCRITOR DE HISTORIAS FANTÁSTICAS


Resultado de imagen para writer and typewriter

El escritor, todo concentrado, pensaba en una historia sobre seres fantásticos. Tenía que escribirla. De repente, oyó unos pasos por el pasillo y ruido por los rincones más remotos de la casa. Entonces gritó:
– ¡No quiero distracciones!
Entonces, un duende colgado del techo dijo a su compañero:
– Y nosotros, ¿por qué nos escondemos?
– Porque distraemos al humano...

© Frantz Ferentz, 2019

lunes, 29 de abril de 2019

KATKA Y EL VIRUS DEL CHOCOLATE


Resultado de imagen para chocolate virus

Érase una vez Katka que tuvo un virus. Solo era uno y muy joven. El virus pretendía comportarse muy seriamente, como si él solo fuera todo una epidemia. Por eso, el pequeño virus recorría las venas de Katka, intentando dar la apariencia que centenares de virus que ocupaban su cuerpo. Pero eso era demasiado. El virus era muy jovencito y carecía de experiencia.
   Sin embargo, Katka sí sintió que tenía un virus en el cuerpo y pensó que había caído enferma. No tenía una aspirina a mano, así que se tomó media onza de chocolate. Por alguna extraña razón, ella había pensado que el chocolate le funcionaría como remedio.
   El virus olisqueó el chocolate fundiéndose en el estómago de Katka mientras recuperaba el aliento en la úvula de la chica. Se dejó resbalar hasta el estómago. Nunca había probado el chocolate, pero olía delicioso.
    Desde ese día, el virus molestó a Katka un ratito todos los días, de suerte que ella enseguida tomaba chocolate. Enseguida el virus se calmaba. Qué buena vida iba se iba a dar el virus para siempre jamás. 
   No obstante, unas semanas más tarde, una tribu de bacterias se acercó a la nariz de Katka. Enseguida notaron el olorcillo delicioso que salía de la chica. Ellas no sabían que aquel aroma venía del chocolate, pero lo iban a descubrir enseguida.
   Poco a poco, Katka comenzó a toser violentamente. Se sentía muy mal. Las bacterias pretendían ocupar el cuerpo de Katka, pero el virus no estaba dispuesto a compartir el chocolate con extraños, más aún con criaturas venidas de fuera. Enseguida notó que las bacterias adoraban el chocolate, de modo que fue haciendo trampas para que ellas cayeran una tras otra. Al final, consiguió atrapar a todas las bacterias y se las comió envueltas en chocolate.
   De repente, Katka se sintió mucho mejor. Estaba segura de que el chocolate era una medicina fabulosa, así que no ha dejado de comerlo nunca.

© Frantz Ferentz, 2019